La DGT y la Guardia Civil, se suma a la campaña de control de vehículos destinados al transporte de mercancías y que la Organización Europea de Policías de Tráfico puso en marcha el lunes 12 de octubre y finalizará el día 18.

Controlarán los vehículos de transporte profesional circulan en condiciones óptimas de seguridad, al igual que a sus conductores, ya que en caso de accidente, estos accidentes suelen ser de extrema gravedad debido a sus masas y dimensiones. En este sentido, en 2018, en vías interurbanas, los camiones y autobuses estuvieron implicados en el 11% de los accidentes con víctimas.
La Guardia Civil vigilará y controlarán aspectos tales como la velocidad, las horas de conducción y descanso, el tacógrafo, exceso de peso o la seguridad de la carga transportada.

Asimismo, se comprobará que la documentación del vehículo y del conductor es correcta, que se hace uso del cinturón de seguridad o que la conducción no se hace bajo los efectos del alcohol o drogas.

Más de 4.000 accidentes en 2018

Durante el año 2018 los camiones de más de 3,5 toneladas estuvieron implicados en 4.302 accidentes con víctimas en las que fallecieron 283 personas, por normal general siendo ocupantes de los otros vehículos implicados.

Según los últimos datos publicados por el Observatorio Europeo de Seguridad Vial (ERSO), el número actual de fallecidos en accidentes de tráfico en la UE en el que están implicados estos vehículos se ha reducido casi un 50% entre 2007 y 2016.

Sin embargo, en 2006 hubo cerca de 4.000 fallecimientos donde estaban implicados vehículos de mercancías de más de 3.500 kilos, y 594 perdieron la vida en accidentes de tráfico donde autobuses y camiones estuvieron implicados.

Con todo, señalar que la tasa de mortalidad media en la Unión Europa en accidentes relacionados con vehículos pesados es de 8,1 por millón de habitantes (en España ese dato alcanza es de 6,1).